Torino - Desde Porta Nuova hasta Palazzo Reale


La visita a Turín nos llevará varios días. Hoy les propongo que recorramos el eje neurálgico de la ciudad, partiendo de la estación ferroviaria de Porta Nuova y entrada de la estación homónima de la red metropolitana (subte). 


La plaza Carlo Felice, en la que nos encontramos ahora, está ubicada en frente de la estación de Porta Nuova.  

La rodean bellos edificios con soportales (it.: portici) en cuyas plantas bajas vemos tiendas, librerías, hoteles, restaurantes, heladerías, etc. Bajo esta suerte de recova encontramos asimismo puestos de venta (bancarelle) de libros y otros objetos usados.  




Antes de dejar la plaza Carlo Felice, les propongo que nos detengamos un momento en la Confetteria Roma (già Talmone) o, si prefieren, en el Caffè Torino.



Ahora nos encaminamos por Via Roma en la dirección norte. 


Al llegar a la plaza San Carlo nos encontramos, a ambos lados de Via Roma, con las iglesias gemelas de Santa Caterina y San Carlo Borromeo.



En el medio de esta plaza se yergue el Caval ëd Brons (esp.: caballo de bronce), monumento ecuestre al duque Manuel Filiberto de Saboya, obra del barón Carlo Marochetti.


Caval ëd Brons
Dejando atrás la plaza San Carlo y siguiendo nuestro recorrido por Via Roma, nos encontramos, a nuestra izquierda, con la Galleria San Federico, obra del arquitecto Federico Canova y el ingeniero Vitorio Bonadè Bottino.



Vamos a tomar a la derecha, por la calle Principe Amedeo, y en la intersección de ésta y la calle Giuseppe Lagrange, doblaremos a la derecha y allí veremos la entrada del Collegio dei Nobili, el cual alberga la Galleria Sabauda y el Museo Egizio, considerado, por el valor de las piezas expuestas, el segundo más importante del mundo, después del del Cairo.


Piezas de la colección Drovetti
Ahora, volvemos a la calle Roma y al llegar a la calle Cesare Battisti, giramos a la derecha y vamos hasta la calle Accademia delle Scienze, donde se despliega ante nuestros ojos la hermosa plaza Carignano, con el teatro homónimo y el palacio igualmente homónimo, una de las residencias de la casa real de Saboya, declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco. 


Teatro Carignano
Palacio Carignano frente a la plaza homónima
Prosiguiendo por la calle Cesare Battisti y dando la vuelta al Palacio Carignano, encontramos, a nuestra derecha, la plaza Carlo Alberto, con la parte posterior del mencionado palacio y en frente, la Biblioteca Nacional.

Fachada posterior del Palacio Carignano 
Biblioteca Nacional
Volvamos a la calle Roma para dirigirnos hacia la plaza Castello. A la derecha de dicha plaza se levanta el Palazzo Madama, uno de los más característicos e importantes edificios de Turín. Su nombre se debe al título de Madama Reale, como se llamaba a sí misma la regente María Juana Bautista de Saboya-Nemours, segunda esposa del duque Carlos Manuel II de Saboya. Se trata de la conjunción del antiguo palacio de los duques de Saboya (parte posterior), construido sobre una antigua puerta romana, con la parte más moderna de la fachada principal y parte anterior, de estilo barroco, obra del arquitecto Filippo Juavarra. El palacio Madama alberga el Museo Civico d'Arte Antica.

Fachada principal de Palazzo Madama
Escaleras e interiores
Parte posterior del Palazzo Madama, castillo del siglo XV
Vista integral de Palazzo Madama
Después de atravesar la Piazzetta Reale, se llega por fin al Palazzo Reale. Como su nombre indica, era el palacio real de la casa de Saboya. Es la primera y más importante de las residencias de la casa sabauda, declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco.



Sala del Consiglio di Palazzo Reale
Sala del trono
Apartamentos de la reina
Comedor del Príncipe Humberto
Cappella Regia di Palazzo Reale
No lejos del Palazzo Reale, llegamos a la plaza San Giovanni, donde visitamos el Duomo di Torino (catedral metropolitana de San Juan Bautista ) y la Santa Sindone (capilla del Santo Sudario), obra del sacerdote y arquitecto Guarino Guarini.


Catedral de San Juan Bautista
Fiel orando ante el Santo Sudario
Detrás del Palazzo Reale y hasta el Corso Maurizio se extienden los Giardini Reali (esp.: jardines reales), trazados y decorados por el arquitecto francés André Le Nôtre. Destacan la Fontana dei Tritoni y el Monumento Nazionale al Carabiniere.






Aquí acaba nuestro primer recorrido por la ciudad de Turín.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada