sábado, 7 de junio de 2014

Paseo por el Astigiano - III


En nuestro paseo de hoy, vamos a recorrer el centro y sur del Astigiano. Nuestro punto de partida será la ciudad de Asti, a la que ya hemos dedicado nuestro primer paseo por la región. 

Salimos de la ciudad de Asti en dirección este y llegamos a Baldichieri d'Asti. Este pequeño municipio se levanta sobre un antiguo asentamiento romano del siglo I. El primer documento histórico en el que se hace referencia a Baldichieri es un diploma imperial del año 969. El castillo y el antiguo burgo medieval fueron destruidos en 1553 por orden del mariscal francés Cosse-Brissac. Fue posesión de Asti hasta 1575, cuando pasó a manos de los duques de Saboya, quienes lo concedieron en feudo, en 1618, a la familia Gabaleone de Chieri. Los edificios de interés histórico que podemos visitar son: el Palazzo comunale, construido en el siglo XVI, y la iglesia parroquial San Secondo (1560-1580).  


San Secondo
Siguiendo nuestro camino hacia el noroeste, nos encontramos con Villafranca d'Asti. Este municipio fue fundado en 1275 por la poderosa Asti, como nuevo asentamiento en el camino que conducía a Turín y a Francia, para proteger la parte occidental del territorio 'astigiano'. Fue poblado por los habitantes de varios burgos vecinos. Precisamente a causa de su posición, sufrió las duras consecuencias de los conflictos bélicos que la involucraron en el siglo XIV y su población desapareció casi totalmente. No obstante, entre 1462 y 1470, la comunidad volvió a organizarse en reclamo de derechos de pastoreo. En el siglo XVI, durante las guerras entre franceses y españoles, fue nuevamente objeto de reiteradas destrucciones y escenario de una terrible batalla (1554) al pie de la colina de Vulpilio. En 1560, Villafranca d'Asti pasó a integrar los dominios de los duques de Saboya, quienes, en 1619, la otorgaron en feudo a los Cacherano, situación que perduró a lo largo del antiguo régimen. Entre sus obras arquitectónicas destacan: la Cappella della Madonna della Neve (del siglo XII), la Collegiata dei Santi Eusebio e Elena (construida entre 1645 y 1679 sobre diseño de Amedeo Casellamonte), el Oratorio della Confraternita dei Disciplinati di San Giovanni  Battista (1701) y el viaducto ferroviario sobre el torrente Stanavasso (1848).       


Madonna della Neve
Collegiata dei Santi Eusebio e Elena
Oratorio dei Disciplinati
Dejamos a nuestras espaldas Villafranca d'Asti para dirigirnos a Villanova d'Asti. Los orígenes de esta pequeña ciudad se remontan al siglo XI. Su núcleo primitivo fue un caserío ubicado en las inmediaciones del monasterio de San Felice de Corveglia y habitado por campesinos que trabajaban en dependencia de dicho lugar religioso. En 1215, el monasterio y Villanova fueron vendidos a la ciudad de Asti. Entre los lugares de interés histórico destacan: la Torre Comunale, el castillo de Villanova, las iglesias San Pietro y San Martino, el Santuario della Beata Vergine delle Grazie, como asimismo, no lejos de la ciudad, la abadía de Corveglia.   

Torre Comunale
Castello di Villanova d'Asti
Chiesa di San Pietro
Chiesa di San Martino
Santuario della Beata Vergine delle Grazie
Abbazia di Corveglia
Ahora, bajamos hacia el sur hasta llegar a Valfenera. De la importancia estratégica de su ubicación, en el extremo occidental de la Provincia de Asti, a escasa distancia de las provincias de Turín y Cuneo, dan cuenta los numerosos hallazgos arqueológicos. En la alta Edad media, fue escenario de cruentas batallas y fue ocupado por los longobardos y los francos. A comienzos del siglo X, su territorio, constituido en feudo, fue asignado a Sigisberto. Alrededor del año 1000 pasó a la abadía de Nonantola. En 1041, fue donado al emperador Enrique III, quien lo cedió luego al obispo de Asti. Posteriormente, pasó a manos de la familia Gorzano, quien en 1200, bajo el gobierno de los marqueses de Saluzzo, mandó construir un castillo, del que actualmente sólo queda una torre conocida como el Ciocché Mocc (esp.: campanario mocho). A partir de 1600, Valfenera tuvo un gran desarrollo económico y edilicio del que son testimonios la Villa Berardi, el palazzzo Villa (actual sede de la municipalidad y escuela primaria), el palazzo Marocco, la Villa Toso y el jardín de infantes Regina Margherita. Entre los edificios religiosos destaca la iglesia parroquial Santi Bartolomeo e Giovanni Battista.      

Calle principal de Valfenera
El Cioché Mocc
Villa Berardi
Villa Toso
Palazzo comunale - Scuola Tommaso Villa
Asilo Infantile Regina Margherita
Chiesa dei Santi Bartolomeo e Giovanni Battista
Martirio di San Bartolomeo (de Paolo Emilio Morgari)
La quinta etapa de nuestro recorrido es San Damiano d'Asti. Los primeros antecedentes que se tienen del lugar son los referidos por los cronistas medievales. En 1275, durante la invasión del Piamonte por parte de Carlos de Anjou, las tropas de Asti, después de expulsar al invasor, sitiaron y destruyeron los castillos de Gorzano, Castellenuovo, Lavezzole y Marcellengo, situados a orillas del río Borbore. En cierto lugar, no lejos de allí, construyeron una fortaleza a la que llamaron de San Damiano, donde obligaron a vivir a los hombres de los castillos destruidos. En el transcurso de pocos años, San Damiano se fue convirtiendo en una importante plaza fuerte, a la que se dotó de un castillo del que tan sólo queda en la actualidad la base de una torre circular transformada posteriormente en campanario de la iglesia parroquial. A partir de entonces, la historia de San Damiano siguió las vicisitudes de la poderosa Asti. Entre las obras arquitectónicas de mayor interés destacan: el palazzo Carlevaris, sede de la municipalidad, las iglesias Santi Cosma e Damiano, San Giuseppe, San Giulio y el castillo de Lavezzole.  


Piazza Libertà e Palazzo Carlevaris (Municipio)
Chiesa dei Santi Cosma e Damiano
Chiesa di San Giuseppe
Chiesa di San Giulio
Castello di Lavezzole
Interior del castillo de Lavezzole
Nuestra próxima etapa es Montegrosso d'Asti. Los orígenes de este municipio se remontan al año 1134, cuando los habitantes de numerosas localidades del valle del torrente Tiglione, huyendo de la peste, se asentaron en la cima de la colina en la que actualmente se levanta la ciudad. Alli, el marqués Bonifacio del Vasto, señor de Asti, construyó un imponente castillo con dos altas torres, que fueron demolidas pocos años después por las tropas de Federico Barbarroja. Entre los siglos XIV y XVIII, Montegrosso fue dominio del duque de Milán Gian Galeazzo Visconti. En 1746, sufrió la ocupación de los españoles y de los franceses y pasó posteriormente a integrar las posesiones de los duques de Saboya. 


Castillo de Montegrosso d'Asti

A poca distancia de Montegrosso d'Asti, en dirección suroeste, se encuentra Costigliole d'Asti. En 1041, este municipio figura entre los dominios del obispo de Asti. Durante las guerras intestinas que azotaron al Astigiano en la baja Edad media, Costigliole pasó en reiteradas ocasiones a manos a los güelfos Solaro y a los gibelinos De Castello, hasta que en 1315 estos últimos la vendieron a los Asinari. En 1382, Antonio Asinari, último propietario de Costigliole, hizo acto de sumisión a Amadeo VI de Saboya. Enre las obras arquitectónicas de mayor interés destacan: el castillo de Costigliole d'Asti, el castillo de Burio, el Palazzo Municipale y la iglesia Parrocchiale di Nostra Donna di Loreto.  


Castello di Costigliole d'Asti
Castello di Burio
Palazzo di Costigliole d'Asti
Municipio di Costigliole d'Asti
Chiesa Parrocchiale di Nostra Donna di Loreto
Santuario Beata Vergine delle Grazie
Dejamos atrás Costigliole d'Asti y nos dirigimos hacia el suroeste, a Castagnole delle Lanze. A partir del siglo XIII, este municipio pasó a integrar los dominios de la ciudad de Asti, cuyas vicisitudes históricas siguió hasta el advenimiento del Regno d'Italia. En el siglo XIV, tras el casamiento de Valentina Visconti con el duque de Orléans Luis de Valois, Castagnole delle Lanze fue incorporado a las posesiones de los Visconti. Desde fines del siglo XIV hasta comienzos del siglo XVI, formó parte de la capitanía de Asti. En 1573, pasó a manos del duque Manuel Filiberto de Saboya. A partir de entonces, dependió de dos señorías: la de los Asinari y la de los Alfieri. Las obras arquitectónicas de mayor interés son las iglesias de San Bartolomeo y de San Pietro in Vincoli.

Vista de la ciudad
Piazza Marconi
San Bartolomeo
San Pietro in Vincoli
San Pietro in Vincoli
Ahora nos dirigimos hacia el este, a Nizza Monferrato. Este municipio, situado a ambas orillas del torrente Belbo, surgió en 1225 en torno a la abadía de San Giovanni in Lanero, como lugar de refugio de los habitantes de la zona, tras la destrucción, por parte de las tropas de Alessandria, de varios castillos circunstantes. A partir de 1264, perteneció al marquesado de los Aleramo y luego de los Paleólogos. En 1391, fue saqueado y gravemente dañado por el conde de Armagnac. Se convirtió entonces en posesión de los Gonzaga, quienes codiciaban el control de la seda, cuya industria se desarrollaba en el territorio. En el siglo XVII se vio involucrado en la guerra entre Austria y Francia. Finalmente, en 1703, Nizza Monferrato fue reconocida como municipio del ducado de Saboya. Entre las obras arquitectónicas de Nizza Monferrato destacan: las iglesias San Giovanni in Lanero San Siro, el Palazzo Comunale, el Palazzo De Benedetti, el Palazzo Crova y el Ospedale Santo Spirito.   


Palazzo comunale
San Giovanni in Lanero
San Siro
Palazzo De Benedetti
Palazzo baronale Crova
Palazzo Venturelli
Interior - Palazzo Venturelli
A escasos cuatro kilómetros al suroeste de Nizza Monferrato, se encuentra Canelli. A mediados del siglo XI, se instalan en él los descendientes de los condes de Acqui, quienes crean el Consortile di Canelli, en el que se agrupan también otros municipios vecinos. En 1235, Canelli se somete a la autoridad de la Repubblica d'Asti, cuyas vicisitudes ha seguido hasta la actualidad. Sus feudatarios fueron los Asinari y los Scarampi. Sus obras arquitectónicas de mayor interés son las iglesias San Tommaso y San Leonardo, como asimismo las "cattedrali sotterranee", bodegas vinícolas cuyas galerías atraviesan el subsuelo de la ciudad.   


Palazzo Gancia
Campanario de San Tommaso
Nave central de San Tommaso
San Leonardo
Le "cattedrali sotterranee"
Le "cattedrali sotterranee"
Si bien hemos llegado al límite de la Provincia de Asti con la de Cuneo, vamos a recorrer unos pocos kilómetros más hacia el oeste, o sea ya en territorio de la Alta Langa de la Provincia de Cuneo, para visitar Santo Stefano Belbo, en cuyas inmediaciones, más precisamente en la frazione Robini, nació el escritor Cesare Pavese. Los orígenes de Santo Stefano Belbo se remontan a la época romana. Durante mucho tiempo, fue objeto de contiendas entre el marquesado de Monferrato y Asti. Más allá del antiguo burgo, los restos de la iglesia prerrománica San Gaudenzio y a lo largo de las colinas que bordean el sinuoso curso del Belbo, se encuentran indudablemente las "porte del mondo", de las que habla Cesare Pavese. En ellas encontró el poeta inspiración, hechos y personajes para sus novelas, en las que se plasma, en la sucesión de las ondulaciones de la tierra cargadas de viñedos, todo el paisaje por un lado salvaje y por el otro, dulce y sosegado de las Langhe.    

Santo Stefano Belbo
Parrocchia del Sacro Cuore
Casa natal de Cesare Pavese



Volvemos, por último, a la Provincia de Asti para visitar San Giorgio Scarampi, pequeño municipio situado en el extremo sur de la provincia homónima. Entre sus obras arquitectónicas destacan: la Torre, la iglesia San Giorgio y el Oratorio San Carlo Borromeo

San Giorgio Scarampi
Casa-torre
Chiesa Parrocchiale di San Giorgio Scarampi
Oratorio San Carlo Borromeo




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada